Volver a Otros

Promo “Conocé Red Editorial”

$1,000.00

Llevate estos 3 ejemplares de nuestros distintos sellos.


 

Descripción

La Chispa

En 1958, Osvaldo Bayer se radica en la ciudad de Esquel, contratado por el diario local como redactor. Por diferencias insalvables en el tratamiento político de las notas, es despedido del diario, sin paga y con una acusación desopilante: tentativa de homicidio contra el empresario/dueño del medio. Lejos de correrse de escena, decide quedarse y fundar el periódico “La ChIsPa”. En su breve duración (diciembre de 1958-abril de 1959) “La ChIsPa” denuncia a los latifundistas y terratenientes del lugar, describe con detalle el robo de las tierras del Cushamen por parte de comerciantes y políticos, celebra la revolución cubana y desgrana toda su pluma contra las políticas económicas heredadas del golpe de 1955 y continuadas por lo que el periódico llama “la gran estafa argentina” (el gobierno de Arturo Frondizi). Editamos aquí la breve experiencia “chispera” de Osvaldo Bayer en la Patagonia, en edición facsimilar, pues es un documento invaluable por la persistencia de muchas de las denuncias que aun tiñen el presente económico y político de la Argentina.

Siete sentencias sobre el séptimo angel

Dos proposiciones y un problema valen por su consistencia crítica, porque obran sobre los estudios lingüísticos y gramaticales de los siglos XIX y XX, para que prestemos atención a las investigaciones de Michel Foucault en la década del sesenta sobre Jean-Pierre Brisset (1837-1919). Estas proposiciones y este problema parecen funcionar excéntricos a la arqueología del saber y a la genealogía del poder, aunque no dejen de atravesarlas como campos de interrogación que mueven la obra del filósofo francés. La primera proposición enuncia que no habría un estado primero de la lengua como un conjunto definido y definible de símbolos y de reglas de construcción. La segunda proposición afirma que la lengua funcionaría por maquinación azarosa y repetitiva de movimientos impredecibles que no pueden encontrar una misma raíz para palabras diversas. De ambas proposiciones Brisset deduce en su lógica gramatical que la traducción resulta imposible entre lenguas vivas porque no hay lengua elemental sino lenguaje en juego sin ninguna unidad ni estabilidad y que los elementos complejos del habla no pueden ser reducidos a elementos simples porque hay tantos “orígenes” como palabras. De tal modo que en el magma discursivo entre repetición y azar hay multiplicidad de comienzos como palabras posibles, lo que permite pensar que la multiplicidad de enunciados resulta comprimida en cualquier palabra y que cada palabra puede actualizar por homofonía desplazamientos del sentido. En este funcionamiento “hombre” y “lengua” son una doble invención problemática sobre un inmenso discurso anterior tan múltiple como ajeno a ambos conceptos, que insistiría por repetición en el hábito de lo dicho como un “traqueteo” fónico comprimido en las palabras.

Feminismo pragmático

La legalización del aborto en Ciudad de México contribuyó a la libertad de las mujeres en un contexto por demás hostil. Coger, disfrutar y asumir políticamente el embarazo… Dimensionar y desdramatizar. Marta Lamas dice tener “objetivos radicales y métodos reformistas”, piensa pragmáticamente, de la lucha callejera a la ampliación de derechos, de la crítica de las relaciones patriarcales ahí donde actúan concretamente, a las alianzas posibles que hagan estallar el “género”. Porque a la hora de reinventarnos no hay victimismo que valga, y cuando se trata de conquistar espacios (vitales, sensibles, políticos) mejor tener en cuenta que tratamos con percepciones diversas. En el ensayo “Neoliberalismo y puritanismo…” sostiene polémicamente: “Comparto la urgencia ética del feminismo para erradicar toda forma de violencia, pero junto a ella también planteo que existe la imperiosa necesidad de analizar cómo la retórica del discurso imperante sobre acoso está produciendo actitudes victimistas y respuestas punitivas”. ¿Cómo forzar realmente lo existente? ¿Cómo evitar regodearse en una retórica militante meramente imaginaria? “Yo tengo un horizonte utópico, y ahí está, pero hay cosas concretas que quiero conseguir. Las quiero conseguir sin entrar al Estado ni a un partido, desde la independencia que me da una organización autónoma…” “Las personas luchamos porque nos duele lo que nos pasa, nos damos cuenta de la explotación, de las injusticias y nos apasionamos intelectualmente; pero si solo nos convencen intelectualmente y no está en juego nuestro cuerpo, no hay desde dónde luchar.”

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Promo “Conocé Red Editorial””

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *