Elogio del conflicto (Vol.1)

$500.00

El bien común no existe. El hombre no es normal. El conflicto forma parte de lo complejo de la experiencia. Las sociedades contemporáneas niegan el conflicto. El rechazo genera violencia extrema. ¿Se puede pensar a partir de estas premisas? El Elogio del conflicto es una respuesta. La versión de un hombre normalizado bajo la negación del conflicto alimenta conflictos simplificados y reactivos. El racismo es su estructura subyacente: el otro es un no-humano al que hay que eliminar, un no-humano enemigo de la humanidad. El conflicto entonces se vuelve enfrentamiento, todo pensamiento resulta sospechoso y la complejidad despreciable. Este “elogio” de Miguel Benasayag y Angélique del Rey propone, en cambio, una exaltación necesaria para reafirmar la productividad del conflicto. Una invitación vital a compartir la inestabilidad de lo complejo y una manera positiva de valorar la auto-organización de los fenómenos, que ocurre, siempre, a pesar del condicionante extremo del enfrentamiento. En nuestras sociedades se reduce el campo del conflicto a rivalidades formateadas. La resolución de un conflicto es pensada generalmente como la posibilidad de su superación y, en contextos en que la política se reduce a la gestión de lo dado, esa superación es concebida como una cuestión técnica. Pero la organización de lo viviente y la vida en común se corresponden con tramas complejas de conflictividades irreductibles, de modo que no existe tal “superación”, como si desde un espacio neutro la pudiéramos disponer política y técnicamente. Los conflictos son parte constitutiva de la vida colectiva y no hay exterioridad en capacidad de resolverlos. Sólo situacionalmente el conflicto puede ser pensado a la altura de la complejidad que supone. Miguel Benasayag y Angélique del Rey hacen pie en una concepción orgánica: “Un organismo despliega su potencia de actuar para desplegarla y no para buscar una solución.” El libro se propone pensar a contrapelo, tanto de la normalización neoliberal que niega el conflicto y lo hace retornar de las formas más violentas y ciegas a la comprensión del común, como de las militancias mesiánicas y los progresismos esperanzados con la llegada de una justicia social definitiva. En realidad, actuar en situación de acuerdo a la complejidad inherente al conflicto supone crear respuestas inesperadas, éticas, estéticas y modos de vida que desplazarán los términos conflictivos para retomar nuevos conflictos, es decir, nuevos desafíos. “Porque sucede que la discordia, el conflicto, no desaparece nunca. Y sin embargo esto no impide en absoluto luchar, amar, crear.” En ese sentido, no hay eficacia del cálculo o del buen resultado, sino cambio de percepción, una sensibilidad que se siente parte de la situación, que aprende del no-actuar oriental para descubrirse agente activo de una trama compleja que la implica y la llama a luchar e inventar. El taoísmo dice que la eficacia se mide en el hecho de actuar poco y producir mucho efecto. Antídoto para la cansadora vida contemporánea, negadora del conflicto por excelencia: “el signo de nuestra eficacia no es que produzcamos muchas actividades, sino que, por medio de estas actividades, desarrollemos mucha potencia.” El Elogio del conflicto, lejos de celebrar el enfrentamiento, afirma el principio mismo de toda emergencia de lo nuevo, de toda creación.

Categoría: Etiquetas: , , , ,

Descripción

Obra Completa 978-987-42-7834-0 Benasayag, Miguel

Elogio del con icto / Miguel Benasayag ; Angélique Del Rey ; adaptado por Mariano Ariel Pennisi. – 1a ed adaptada. – Vicente López : Mariano Ariel Pennisi, 2018.

v. 1, 128 p. ; 21 x 14 cm. – (90 Intervenciones ; 2)

Traductora: Silvina Peri.

ISBN 978-987-42-7837-1

1. Crítica Social. 2. Ciencias Sociales. I. Del Rey, Angélique II. Pennisi, Mariano Ariel, adap. III. Peri, Silvina, trad. IV. Título.

CDD 301

Información adicional

Peso 0.15 kg
Dimensiones 2 × 22 × 30 cm