Volver a Intempestivos

Acerca de la derrota y de los vencidos

$300.00

Rozitchner, León
Acerca de la derrota y de los vencidos / León Rozitchner ; con prólogo de Horacio

L. González ; María Pia López ; Diego Andrés Sztulwark. – 1a ed. – Buenos Aires : Biblioteca Nacional; Quadrata, 2011.

160 p. ; 21×14 cm.

ISBN 978–987–1741–13–7

1. Ensayo Filosófico. i. González, Horacio L., prolog. ii. López, María Pia, prolog. iii. Sztulwark, Diego Andrés, prolog.

cdd 864

Agotado

Categoría:

Descripción

En la reunión de textos que conforman este libro organizado junto al propio León Rozitchner se expresa una discusión intestina que toma la densidad de los años setenta, la transición democrática y, sobre todo, las continuidades veladas por triunfalismos y denegaciones que Rozitchner duela en un doble sentido: hace el duelo y se pelea en duelo intransigente. Un fragmento del comienzo puede transmitir el tono y el incómodo lugar de enunciación: “La democracia actual fue abierta desde el terror, no desde el deseo. Es la nuestra, pues, una democracia aterrorizada: surgió de la derrota de una guerra. No la que nosotros ganamos adentro, sino la que ellos perdieron afuera. Y ese deseo regalado, impuesto, se le nota a la izquierda.

De esa derrota que no produjimos salió esto que debemos, pese a todo, considerar como un triunfo. Pero consolémonos: a la guerra y al terror sucede siempre la paz política. La ley que nos regula ahora fue una transacción que el más fuerte hizo con el más débil, los militares con el pueblo argentino. Por eso decimos que es la nuestra aún una “democracia aterrorizada”; su ley originaria, la del terror y las armas, sigue todavía vigente como ley interiorizada en cada ciudadano, espada que pende sobre nosotros, siempre presente. Hacer como si esa fuerza destructiva y que nos amenaza estuviera ausente fue, por desgracia, el juego que jugó casi siempre la izquierda. Y aquellos que no quisieron verla en su realidad destructiva tuvieron que darse, para enfrentarla, al campo alucinado de un enemigo desvalorizado. La verificación, inesperada, fue cruel y sin límites: ¿cabía esperar de los que se nutren de sangre, acaso, la leche de la clemencia? Pero no cayó sólo sobre esa izquierda que eligió por todos, sino que se extendió sobre toda la población argentina.

Ese límite de muerte es el fantasma que recorre hoy en día toda “democracia” en Latinoamérica. ¿Qué espacio disponemos dentro de ella? ¿Cómo, desde esa limitación, ayudar a producir el coraje para una nueva vida que el enemigo, sin embargo, con la amenaza de su terror, inhibe? Mantenerlo presente y no olvidar ese origen es lo importante. Porque ya sabemos que el mito originario no existe, ese pacto entre libres contratantes que los liberales inventaron como necesario para explicar, caballeros, cómo se pasa de la barbarie natural a la convivencia social igualitaria. Lo que querían ocultar es lo que nosotros estamos repitiendo: que toda democracia pacífica se abre desde una guerra anterior como un nuevo espacio social, donde el vencedor impuso su ley al vencido. Y a ese espacio nuevo se lo llama político. Es una transacción, pues, donde se prolonga, pacificado, un equilibrio inestable entre fuerzas desiguales. Prolongando a Clausewitz podríamos decir que en la transacción política las fuerzas populares mayoritarias, pese a haber sido derrotadas pero no aniquiladas, son más fuertes en la defensiva, aún pasiva, mientras que las fuerzas minoritarias de la derecha lo son en la ofensiva. Y de allí esta especie de tregua que estamos viviendo y que se abrió entre nosotros como paz política.”

Información adicional

Peso 0.15 kg
Dimensiones 2 × 22 × 30 cm