Meditaciones sobre la tierra
Este libro se presenta por capas, bajo los restos de un poema perdido y con plena conciencia política de los peligros de dotar de concepto a la experiencia de la tierra. Se trata de una estratigrafía discursiva proveniente de distintos archivos que rodean un mito. Camina entre los restos de fabulaciones, de lenguas olvidadas, de interrogaciones y silencios en busca de una tierra siempre opaca y en fuga. ¿Soplo, canto, balbuceo? Atravesando géneros literarios diversos -ensayos, crónicas, poesías- descrea y se arraiga en un combate que enfrenta a las gramáticas del poder con las retóricas inventivas de figuras, para decir los restos ni sustanciales ni identitarios desperdigados en los pliegues de la lengua. Y bajo el triunfante griego, latín e indo-europeo-germano viven en estas páginas incrustaciones de aymara, guaraní y mapuche. Tristes serán nuestros trópicos ante la sociedad de las razones ilustradas, pero lo “otro” insiste y resiste como fabulación y mito. Y en los restos cosmológicos, ensayísticos, filosóficos de figuras impensadas, encontramos al fin retazos de mitos, fuentes y categorías siempre equívocas, pasionales, para decir lo imposible bajo el nombre de Tierra: espectro, memoria, frontera, imagen, cuerpo, lenguaje. ¿Cuál hubiera sido nuestra política si otro régimen de la mirada ‘con’ y ‘entre’ la tierra, y nunca ‘sobre’ o ‘a través de’ ésta, nos hubiera orientado desde la materia de las preposiciones que imaginamos en aquel poema perdido? Esta es nuestra pregunta fallida pero rabiosa, e insistente. Esta es nuestra invitación a la “fiesta de comer y beber”, esperando que la semilla caiga de nuestro lado para que el poema perdido pueda decirnos lo aún no escuchado.
$800.00 Añadir al carrito
Meditaciones sobre el dolor
¿Es posible hablar “el” dolor y no “del” dolor? Sabemos que la intensidad y localización “del” dolor singular puede desmantelar el cuerpo. El dolor es “obsesivo” e “inarticulado”, un habla insistente y constante, largo y penoso. Una expiración que toma la forma de la queja, como si el lamento compulsivo y crónico pudiera poner fuera del cuerpo singular aquello indiscernible e implicado en éste. Si el dolor habla, lo hace como interrupción, como corte de la continuidad histórica. Lo hace para hacer colapsar el lenguaje, para que el silencio absoluto arrastre el lenguaje hacia la catástrofe. Quizás, pueda decirse, y así lo han hecho poetas y filósofos, que el dolor habla en el silencio. “Dolor” es el nombre de huellas, cicatrices, rastros, restos por los que aparece o desaparece la posibilidad de un mundo. “Dolor” es el nombre de una contracción extrema de los cuerpos en un ethos que se abre a la comunidad de dolientes. “Dolor” es el esfuerzo de un pensar que no se refugia en definiciones. Sabemos, por fin, que sólo a través del dolor comprendemos la curva trágica de lo real, inseparable de los acontecimientos que nos constituyen. Adrián Cangi y Alejandra gonzález (editores), Ariel Pennisi, Horacio González, Claudia Feld, Chistian Ferrer, Florencia Podestá, Leandro Torres, Verónica Altamiranda, Cecilia Leiva
$800.00 Añadir al carrito